Desde antes de Marilyn Monroe y el gran boom de las pin-up, modelos sugerentes con curvas marcadas y a lo loco años 20, la mujer ya estaba posando para ser una diva más allá del cabaret o las revistas eróticas.

La mujer, ha venido ganando peso en el mundo de la belleza por su gran atractivo ante el lente fotográfico y ese gran poder de ser honamentada.

Hoy, pese a todos los discursos feministas, la mujer, está muy adherida a querer cuidarse y, sobre todo a saber hacerlo, entonces surgen las ‘media models’ para enseñarles.

Una media model es la versión actualizada de la top model y esta, a su vez, de la super model a la que precedió una miss y todas obedecen a cánones de belleza de cada época, por su gran vínculo con lo fashion.

Las media models son modelos temáticas que ven acrecentadas sus ganancias de acuerdo a las influencias en los sectores en los que se desarrollen, pero que no tienen porqué tener una estatura, peso corporal o medidas tal y como si de una modelos de pasarela se tratara.

Cabe destacar que la libertad que da la democratización de la tecnología, con la atomización de contenido, impulsa a crear nuevos clusters que generan nuevos cánones, pero cánones al fin, es decir, más filtros de clasificación variopinto, porque aunque todos puedan estar en el medio digital, no todos son relevantes…y menos mal…

En el mundo media lo que se valora es esa it girl que sepa conquistar a la audiencia poniéndose unas mallas de yoga y ejercitando en casa repleta de tattoos, haciendo una receta saludable en el microondas, posando en lugares paradisiacos siguiendo un código de colores o simplemente saliendo al natural y que con ello mueva emociones.