Seleccionar página

Hace menos de un siglo la mujer debía pedir permiso al marido para poder salir y ni pensar en tener un negocio, excepto las mujes que eran tan osadas que se saltaban las normas, entonces se convertían en mujeres poderosas, pero sin el apoyo del hombre.Hoy, no es que se haya avanzado tanto para que la mujer empresaria no cause miedo, pero, al menos, está logrando el apoyo de la familia.

Asistimos a la inauguración del segundo restaurante de DALIA, chef de alta cocina peruana en funcionamiento, RHOSA DE ALEJANDRÍA, y nos contó lo importante que es el apoyo de su familia para poder hacer esta nueva iniciativa empresarial